Consejos para redactar un currículum más sólido

Cuando la persona a cargo de selección recibe la respuesta a una oferta de manera abrumadora, les cuesta diferenciar un candidato de otro, particularmente porque la mayoría dedica solo un minuto o dos a evaluar cada presentación. Este es el motivo por el que un ofertante debe tener sentido común al preparar su currículum, tanto en forma como en contenido.

Desafortunadamente, hasta el más talentoso y calificado candidato escribe, a veces, un currículum flojo. Sea por el apuro, por falta de aptitud para redactar o por sentirse inseguro sobre cómo mostrarse, no llega a concretar entrevistas pues no logra, con un efecto inmediato, demostrar cuál será el retorno de la inversión que generará al ser contratado.

Para superar esta situación, ten en cuenta estos diez consejos para redactar un muy buen currículum:

1. Conoce a quiénes te diriges antes de comenzar a escribir. ¿Qué aptitudes y competencias están buscando? ¿Qué conocimientos precisan? ¿Sobre qué tendencias se quieren afirmar? ¿Qué oportunidades están interesados en explotar? ¿Qué problemas precisan resolver? ¿Con qué proyectos puedes ayudarlos a avanzar?

2. Estructura tu currículum con palabras clave, aquellas palabras que describen tu título, tu base de conocimientos, el conjunto de tus aptitudes, tus anteriores empleadores de primera línea (por las marcas que venden o por estar entre los Fortune 500), las universidades prestigiosas a las que hayas asistido, grados, matrículas, experiencia de software, membresías y demás.

3. Busca palabras clave revisando los avisos publicados en Internet o los clasificados de los diarios, leyendo descripciones de los trabajos o el contenido de los sitios web de las compañías que te interesan, leyendo los boletines de tu asociación o publicaciones especializadas, realizando entrevistas informativas con contactos de la industria y así seguido.

4. Ubica la información crítica en el «centro visual» de la página. Interrelaciona las palabras clave en las secciones de tu resumen de calificaciones y de tu experiencia profesional y haz lo mismo en tu carta de presentación. Crea una sección con un resumen de palabras clave para las versiones electrónicas de tu currículum.

5. Resiste a la tentación de burlar al software de evaluación de postulantes, por ej/ evitando diseminar la palabra «gerente de proyecto» nueve veces en todo el resumen cuando como gerente de proyecto tengas mínima experiencia.

6. Cuando describas una tarea, evita excederte de las cinco líneas. Resume cualquier expresión redundante y presenta el material poniendo énfasis en las aptitudes transferibles. Destaca siempre tus logros.

7. Si escribes un currículum funcional o basado en aptitudes, al subtitular categorías enfócate en tres o cinco áreas y apóyate en las aptitudes ocupacionales (tales como planificación de eventos, comercialización o coordinación de proyectos) en lugar de mencionar aptitudes personales (tales como capacidad de análisis, de resolución de problemas o talentos organizativos). Una vez que hayas seleccionado los subtítulos, expláyate en dos a cinco oraciones, refiriendo logros específicos que encapsulen el alcance de tu experiencia en cada tema.

8. Los recién graduados con limitada experiencia profesional deberán normalmente ubicar la sección relacionada con su formación académica al inicio, luego del resumen de objetivos o de las calificaciones.

9. En el caso de categorías tales como membresías, publicaciones, presentaciones o premios y honores, evalúa presentar la información en una lista con viñetas o en formato a dos columnas para ahorrar espacio y agregar un atractivo visual.

10. Piensa como un redactor publicitario: sé conciso pero ofrece información suficiente para crear, en el lector, interés por entrevistarte.