El ‘e-learning’ se apunta a las redes sociales

Las herramientas 2.0 (blogs, los social media y los videojuegos) se han convertido en el aliado perfecto para la formación empresarial. El reto en los próximos años será la aplicación de las redes sociales a la formación corporativa y el desarrollo del ‘mobile learning’, a través de móviles.

El cambio es lo único inmutable. La esfera digital se ha transformado en muy pocos años. Los blogs, los videojuegos y, sobre todo, las redes sociales han cosechado en muy poco tiempo un gran éxito que la formación online no debe desaprovechar. Según un informe de Adecco Training, en los últimos años, las empresas están concediendo un mayor protagonismo a las herramientas 2.0 y se dibuja una tendencia clara hacia la reducción de horas en las aulas para combinar esta metodología con el e-learning.

De momento, el uso de estas herramientas es residual. Según Adecco, sólo el 15% de las empresas afirma estar empleando de una forma estratégica las herramientas 2.0 en sus planes de formación. Pero no hay duda de que el e-learning se encuentra en un punto de inflexión. El éxito de las redes sociales y la incursión de los smartphone han obligado a los expertos en formación online a plantearse una nueva forma de hacer e-learning. Las herramientas 2.0 plantean el empuje definitivo hacia una educación más participativa y colaborativa. Además, facilitan la interacción y la comunicación activa entre alumnos y profesores.

Nuevos métodos

Las grandes compañías ya han comenzado a utilizar las comunidades virtuales y los blogs como métodos de formación y desarrollo de sus equipos directivos del más alto nivel. Iberdrola, por ejemplo, cuenta desde hace apenas un año con una plataforma a la que ha bautizado E-leaders con la que pretende formar a sus 750 ejecutivos en todo el mundo por medio de la teleformación, haciendo suya la filosofía del 2.0.

El éxito de estas herramientas en la formación online también se debe a la generalización de los smartphones. Los móviles de nueva generación son, en realidad, pequeñas unidades informáticas que permiten a sus usuarios contectarse a Internet en casi cualquier sitio. Esta tecnología facilita aún más los cursos online, pues ya no hay que estar sentado frente al ordenador para trabajar o estudiar.

El uso de estas nuevas formas de comunicación en la formación online y su potencial desarrollo será uno de los principales puntos a tratar en la décima edición de Expoelearning, la mayor feria que se realiza en España y Latinoamérica, que este año estrena presidenta: Elisabet Marrill, directora general de Qualiteasy Internet Solutions.

En el acto, que girará en torno a los diez años que ya ha cumplido el e-learning en nuestro país, se presentarán las soluciones conjuntas para la mejor conjunción de la formación online con las herramientas 2.0.

Estas herramientas no han parado de crecer desde su llegada a España y, aunque aún no alcanzan las cifras que se manejan en Estados Unidos, las empresas españolas han sabido darle a la formación online el valor añadido que aporta el seguimiento y el apoyo al empleado a través de tutores y dinamizadores.

Un sector en auge

El salto del e-learning se produjo en España en los tiempos de bonanza y en el año en el que estalló la crisis económica en Estados Unidos (2007), se produjo un 40% de crecimiento de la formación online. En los ejercicios 2008 y 2009 su desarrollo se ralentizó hasta hacerlo a un ritmo del 10%, como consecuencia de la crisis.

El 22% de la formación en las grandes empresas se hace a través de Internet, el 27% si se suma el blended learning, según un estudio de Élogos, la mayor consultora del sector en España. A pesar de la coyuntura económica actual, la inversión en formación por parte de las grandes empresas apenas se ha recortado, según se desprende del estudio de Adecco Trading. El informe revela que los sectores que mayor recorte han sufrido han sido, precisamente, los que han liderado la inversión en formación en los últimos años: las empresas TIC, las del sector energético y las del sector bancario y asegurador. Éste último es el que ha realizado un mayor grado de implantación de la metodología experimental en formación (un 40%).

Hace diez años, el e-learning era más caro porque había que invertir en tecnologías y contenidos. Ahora las empresas pueden aprovecharse de esta alternativa para ahorrar costes. Eso sí, haciendo un buen e-learning en el que se pueda poner en práctica el aula 2.0, con herramientas que permitan a los alumnos interactuar y compartir su trabajo.