RRHH

Flexiseguridad laboral, ¿realidad o utopía?

La flexiseguridad laboral surgió en Dinamarca en los años 80, y desde ahí se ha ido adaptando a los diversos modelos europeos en función de los fines para los que se requería. Es un proceso en desarrollo continuo que España aún contempla desde la lejanía.

La flexiseguridad laboral busca un punto de equilibrio entre la flexibilidad y la seguridad del mercado de trabajo. La importante segmentación entre temporalidad y estabilidad laboral existente en nuestro país unido a la rigidez estructural implica que cualquier cambio en el mercado laboral resulte complicado de implantar.

Los agentes sociales y el gobierno deben llegar a puntos de acuerdo que favorezcan la movilidad interna y externa en las empresas, la formación continua de los trabajadores, las condiciones laborales, las transiciones rápidas entre empleos y la conciliación familiar.

En España se echan en falta políticas de apoyo que fortalezcan el incipiente comienzo en la utilización de las prácticas flexiseguras, para que estas se adecuen a las directrices del plan “Europa 2020”. Las agencias de empleo y las empresas de trabajo temporal son especialmente importantes al convertirse en mediadores para favorecer la movilidad de los trabajadores.

Entre las medidas necesarias para establecer el modelo de flexiseguridad en nuestro país tenemos: la reducción porcentual entre empleos fijos y temporales, acabar con el desempleo de larga duración, mejora de la tasa de empleo de los menores de 25 años y de los mayores de 50, estimular entre los trabajadores la formación continua, contracción del tiempo de búsqueda de empleo y por último y no por ello la menos importante, el abaratamiento del despido.

2 Comments

  • Anónimo

    Añadiría entre las medidas para mejorar el empleo en nuestro país: ayudas a las personas que se quieren establecer por su cuenta; me refiero a subvenciones, rebajas fiscales…Las empresas son las que generan riqueza en un país; si no hay un tejido industrial sólido, cualquier tipo de crisis económica, como la actual, siempre afectará de forma más severa.

  • Anónimo

    En nuestro caso añadiriamos por supuesto el incremento de las subvenciones a los cursos de formacion para mejorar la cualificación y especialización de todos los empleados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *