Los idiomas como oportunidad de negocios

La clave es buscar nuevos nichos de mercado y ampliar horizontes. Las empresas y aún los emprendimientos más pequeños, deben tener “los ojos de la mente abiertos” para buscar alternativas y soluciones a un mercado que se contrae.

Los horizontes inciertos es toda una temática a nivel de análisis de empresas, sin ahondar en el tema que es muy interesante y complejo podemos dar pautas para ir viendo de qué se trata.

Ninguna empresa por pequeña que sea hoy puede vivir de espaldas a la globalización y la economía mundial. Pero en este mundo cada vez más cercano y interconectado, aún seguimos viviendo en la era de Babel. los idiomas suelen ser un problema a la hora de abrir nuevos mercados, negociar, establecer contratos, buscar nuevas oportunidades de comercialización, etc.

Es este un punto que no puede detener el crecimiento de una empresa o en el caso de los medianos y hasta los microemprendiminientos no es posible que la barrera idiomática frene la consolidadción de una buena idea.

Hay que reconocer que el tener en plantilla personal específico como un traductor inglés, puede ser un coste alto. Cuando la demanda es eventual o por temporadas, existe la posibilidad de contratar un traductor o interprete freelance o tener en agenda una agencia de traducciones. Esto baja los gastos fijos en plantilla y resuelve la situación.

También hay que evaluar que un traductor o intérprete, según sea la necesidad, si es externo tiene una ventaja adicional. Hoy podemos necesitar una traducción español / inglés y en unas semanas, la necesidad puede virar a tener una reunión con compradores asiáticos, para lo cual es muy acertado contar con un profesional que domine el español y el mandarín.  Así puede ocurrir si se necesitan buscar horizontes o inversores que hablen alemán o árabe,  para cada nuevo proyecto hay una serie de herramientas, el objetivo es derribar vallas mentales y pensar en grande. Cuando el mercado local se muestra en merma o una definida recesión.