Rendimiento,  RRHH

Sistemas Retributivos basados en las habilidades

A diferencia de los planes de retribuciones en el puesto de trabajo, en los planes salariales basados en las habilidades se utilizan éstas como base de la retribución.

Todos los empleados empiezan ganando el mismo sueldo y a partir de ahí van subiendo de nivel salarial por cada nueva habilidad que llegan a dominar.

Hay 3 tipos de habilidades que se pueden compensar:1) habilidades en profundidad (aprenden más sobre un área especializada o se hacen expertos en un campo); 2) habilidades horizontales o extensas (el empleado aprende a hacer un mayor nº de trabajos o tareas dentro de la firma); 3) habilidades verticales (el empleado adquiere habilidades de autogestión como la programación, coordinación, formación y liderazgo).

Sólo una pequeña proporción de empresas (5 – 7%) lo utilizan.

Ventajas: Crea una fuerza de trabajo más flexible; fomenta una formación interdisciplinaria, evitando que el absentismo y la rotación de trabajadores altere la capacidad de la unidad de trabajo para cumplir sus plazos; exige tener menos supervisores, por lo que se pueden reducir los niveles directivos para crear una organización más plana; mejora el control de los empleados sobre sus retribuciones porque pueden saber por adelantado lo que tienen que hacer para lograr un aumento salarial (aprender nuevas habilidades).

Desventajas: Puede elevar retribuciones y costes de formación que no quedan compensados por mayor productividad o por ahorros de costes (puede ocurrir si muchos empleados dominan muchas habilidades y reciben salario mayor del que recibirían con retribución en función del puesto); las habilidades que se aprenden pueden quedar oxidadas; al llegar a lo más alto de la estructura salarial se corre el riesgo de que empiecen a sentirse frustrados y abandonen la empresa (no más oportunidades para recibir un aumento salarial); otorgar valores monetarios a habilidades puede ser azar si no existen datos salariales externos que sean comparables; puede generar excesiva burocracia y escasa flexibilidad si se requiere un proceso elaborado y mucho tiempo para hacer seguimiento y control de habilidades de empleados.

Soy Licenciada en Ciencias del Trabajo y Diplomada en Relaciones Laborales. Durante mi formación me especialicé en Recursos Humanos (RRHH)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *