Obstaculos para evaluar el Rendimiento (I Parte)

– Errores y sesgo del evaluador.

* Error del evaluador: error en la valoración del rendimiento que refleja sesgos constantes por parte de la persona que realiza una evaluación. Uno de los errores más destacados es el error de halo. Éste es la tendencia a calificar de la misma manera distintas dimensiones. Ej. Los evaluadores cometen errores de halo cuando miden el rendimiento y permiten que la calificación que dan a una dimensión del rendimiento influya sobre las calificaciones que conceden a las demás dimensiones. El error puede ser tanto positivo como negativo.

Las causas del error de halo pueden ser: 1) Un supervisor puede hacer un juicio general sobre un trabajador y después ajustar las calificaciones de todas las dimensiones a ese juicio; 2) un supervisor puede hacer que todas las calificaciones sean coherentes con el nivel de rendimiento de un trabajador en una dimensión que es importante para el supervisor.

* Error de restricción de la escala: El directivo restringe todas sus calificaciones a una pequeña parte de la escala de calificación. El supervisor califica de la misma forma a todos los trabajadores. Existen 3 tipos:

Errores de indulgencia o restricción de la escala a la parte superior de la misma. Es especialmente grave en las escalas gráficas de estimación; si tienen que clasificar a los subordinados por orden, tendrá el supervisor que diferenciar a los que tienen alto desempeño de los que lo tienen bajo igualdad no es problema con el enfoque de la clasificación o la distribución forzada.

Errores de tendencia central o utilización en exclusiva de los puntos intermedios de la escala. Ej. Si la escala de estimación es de 1 a 7 tienden a evitar las calificaciones altas (6 – 7) y las bajas (1 – 2) y califican a la mayor parte de su personal 3 – 5. Tal restricción puede distorsionar las evaluaciones, haciéndolas útiles para propósitos de ascensos, salarios y asesoría.

Errores de severidad o utilización exclusivamente de la parte inferior de la escala. Ej. El empleado puede realmente ser muy bueno en una de las dimensiones y ha sido calificado muy alto en todas las demás (error de halo) o el evaluador sólo ha utilizado la parte alta de la escala (error indulgente) o el empleado puede ser muy bueno en todo.

* Sesgo personal: También provoca errores en la evaluación. Consciente o inconscientemente un supervisor puede calificar sistemáticamente a ciertos trabajadores por debajo o por encima de los demás, en función de su raza, origen nacional, sexo, edad, etc.

El sesgo consciente es extremadamente difícil de suprimir. El sesgo inconsciente puede superarse cuando se plantea al evaluador. Ej. El supervisor puede evaluar muy bien inconscientemente a los empleados y acudieron a su mentor. Cuando se le indica este sesgo se corrige.

* Comparaciones: Hace referencia al grado en que las calificaciones del rendimiento otorgadas por los diversos supervisores de una firma son parecidas. Lo que un supervisor considera como rendimiento excepcional puede ser, para otro, rendimiento medio.

Una de las formas de resolver los errores y sesgos es desarrollar y comunicar estándares de evaluación a través de Formación de Marcos de Referencia que es un tipo de formación que presenta a los supervisores varios ejemplos ficticios del rendimiento de un trabajador (ya sea por escrito o mediante un video), y pide a los supervisores que evalúen a los trabajadores de los ejemplos y después les dice cómo tenían que haber evaluado.

Los marcos de referencia permiten mejorar las calificaciones del rendimiento y permite desarrollar estándares de evaluación comunes a todos los supervisores lo que permite comparar calificaciones de diversos supervisores esencial para reducir los sesgos.

Inconvenientes: Coste elevado debido a la cantidad de tiempo necesario y al número de personas que participan y que sólo se puede utilizar para sistemas de valoración del comportamiento.

* Normas de desempeño poco claras: pueden existir evaluaciones injustas porque la escala de evaluación sea demasiado abierta en la interpretación. Este problema se puede rectificar a través de incluir frases descriptivas que definen cada característica y lo quieren decir las normas como bueno o insuficiente. Esta especificidad da por resultado evaluaciones más consistentes y más fáciles de explicar.

¿Cómo evitar los problemas de la evaluación? 1) Asegurar que se entienden los problemas; 2) Escoger el instrumento correcto para la evaluación (cada instrumento tiene sus ventajas y desventajas); 3) Enseñar a los supervisores a eliminar errores a la hora de calificar como el halo, la indulgencia y la tendencia central; 4) Llevar un diario de los criterios de evaluación y resultados.