El profesional de RRHH debe asegurar el capital humano de la empresa

Actualmente el capital humano en las empresas es la clave del éxito, constituye un elemento cada vez más importante en la consecución de los objetivos empresariales. La permanencia y supervivencia de las empresas en el mercado, y su competitividad depende mucho de la gestión que se haga de las personas, y es en concreto el departamento de recursos humanos el que debe ser capaz de asegurar que el capital humano de la empresa es el necesario para alcanzar los objetivos de negocio.

En este sentido, los departamentos de recursos humanos han evolucionado mucho en los últimos años, pasando de ser departamentos de mera administración de personal y cumplimiento de la legislación laboral, a ser departamentos encargados de la creación de valor y de la gestión de un recurso estratégico.

Los integrantes de un departamento de recursos humanos tienen que ser profesionales capaces de desarrollar y conducir la gestión de recursos humanos de las organizaciones para enfrentar con éxito la competitividad creciente del mundo de los negocios. No basta con conocer la legislación básica y el mero conocimiento de algunas técnicas, sino que se requieren habilidades para manejar grupos, equipos de personas, comprender la psicología grupal e individual, y el comportamiento organizacional. Deben ser capaces de generar un conocimiento específico y único y gestionarlo, consiguiendo al mismo tiempo un compromiso de gran nivel por parte de los trabajadores. Se requiere creatividad, iniciativa y espíritu innovador, capacidad de liderar, aptitud para seleccionar, negociar y formar equipos de trabajo.

Como apunta Ulrich, la aportación de valor de la función de recursos humanos se desarrolla a través de cuatro facetas diferenciadas:

Primero tiene que desempeñar un papel administrativo con criterios de calidad y eficiencia.

Segundo debe conciliar los objetivos del negocio con las necesidades de los trabajadores.

Tercero debe colaborar en el diseño de las líneas maestras del negocio.

Finalmente, debe gestionar y liderar los principales procesos de cambio.

En consecuencia, los profesionales que presten servicios en un departamento de recursos humanos deben estar al menos familiarizados con las áreas clave de la gestión empresarial: las finanzas, el control de gestión, el marketing, y muy especialmente la estrategia. Debe tener una buena formación en técnicas de selección, desarrollo, gestión de carreras profesionales, retribución, evaluación del desempeño y formación y estar al día en avances tales como la gestión del conocimiento, la gestión por competencias o las nuevas formas de trabajo.

Indudablemente, para efectuar una adecuada gestión de los cambios, tan habituales en la vida empresarial actual, deben, también, conocer los procesos psicológicos y sociológicos básicos de la asimilación del cambio y los estilos de liderazgo y participación de la organización para ser capaz de influir en los mismos, y tener sólidos conocimientos de técnicas de comunicación interna. Deben estar bien formados en legislación laboral y negociación colectiva.

Finalmente, en los tiempos que corren, es indispensable optimizar la administración de personal y para ello es necesario una adecuada explotación de las tecnologías de la información, siendo necesario que los profesionales de esta área tengan buenos conocimientos de tecnologías tipo intranet, fáciles de utilizar y muy accesibles. En resumen, la preparación del profesional de recursos humanos debe ser amplia para poder entender adecuadamente las distintas áreas de la empresa y aportar valor a las mismas y profunda en cuanto a técnicas de gestión de recursos humanos para poder manejar y gestionar el capital humano con éxito generando una ventaja competitiva.