La implicación

La implicación es el grado en que una persona se identifica psicológicamente con su trabajo; grado en el que el desempeño del trabajo de una persona afecta a su autoestima (Lodhal y Kejner, 1963).

Una persona estará implicada en la medida en que se reconoce con su puesto de trabajo.

Según el concepto, tenemos dos implicaciones:

– Implicación hacía la tarea (job involvement).

– Implicación hacía el trabajo (work involvement).

Variables que afectan a la implicación

Edad de las personas que hace que tengan distinta aplicación. Los estudios revelan que las personas de menos edad son los que están más implicados en el puesto de trabajo (las de mayor edad están más comprometidas).

Internalismo (Rotter, 1966). Es la teoría del locus del control, lo que nos pasa en nuestras vidas; hay personas que lo atribuyen a hechos internos (esfuerzo), y otras lo atribuyen a hechos externos (suerte, ayuda,…). Las que tienen atribuciones internas son más implicadas (culturas anglosajonas). En concreto, Espala suele tener más atribuciones externas.

– Sentido ético de la vida (ética protestante).

– Participación en la toma de decisiones. Aumenta la participación, aumenta la implicación.

– Satisfacción en el trabajo. Hay una relación satisfacción – implicación.

– Trabajo en equipo. Unas personas influyen en otras.

– Comunicación.