job crafting
Empleo,  Mercado Laboral

Si no puedes cambiar de trabajo, cambia el trabajo

Las personas satisfechas con su trabajo son tan pocas que se extiende la sospecha de que mienten en las encuestas por temor a represalias. Insatisfechos pero aquí no se mueve ni Dios. Esta crisis nos ha librado de esa tontería de la “retención del talento”.

En absentismo España está ya por debajo de la media europea, o dicho de otra forma, en records de presentismo. Pero nadie está quieto. Se habla de que “en algunas organizaciones se contrata a personas con un perfil agresivo” para que acosen a los empleados y se vayan sin indemnización. Habría más de 1.300.000 acosados. Parece que todos, algunos medios, nuestros políticos, empresarios y agentes sociales, se están empeñando en llamar “capullo” a todo el que hable de “era de la colaboración” sin estar cobrando de alguna empresa de software.

Hay algunos insatisfechos que, convencidos de que su vida profesional si no se la arreglan ellos mismos no se la va a arreglar nadie, han decidido aprovechar la coyuntura actual para intentar acercar su infortunado trabajo al trabajo que les gustaría.

Una alternativa más realista que cambiar de empresa en los momentos actuales. Se trata de aprovechar la flexibilidad de las descripciones de funciones para aportar, incluso sin pedir permiso al jefe, unos toques personales al contenido, las formas o las relaciones, que permitan poner en práctica habilidades, intereses o pasiones personales, recuperar el sentido, el control y la implicación, pero cuidando muy mucho que la aventura garantice también resultados satisfactorios y visibles para tu supervisor o departamento.

Este tipo de experiencias de personalización del trabajo, job crafting le llaman los de EE.UU., está muy en línea con las salidas al desapego que repasábamos recientemente. Desde el punto de vista de la empresa, si hay resultados, contentos empresa y empleado.

Desde el punto de vista del empleado, un plan de desarrollo financiado por la empresa, que puede resultar en un empujón a su carrera profesional. No sólo se trata de preparar el futuro sino de detener la ruina del presente.

2 Comments

  • BizzinCo

    Interesante la nota! Aunque sin dudas una decisión difcíl de tomar, sobre todo en los tiempos que corren. Un saludo!

  • Francisco Lucas

    En realidad es de vital importancia permitir a los trabajadores la personalización de las actividades manteniendo un cuidado en la medida en que estos puedan afectar la operación diaria. Recordemos la escuela humanista que hace énfasis en la permanencia que tiene el individuo en su trabajo. Que nos agrade o no, forma parte absorbente de su vida, existen herramientas como el empowerment que explotan este tipo de “subordinación”, Buen post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *