entrevista seleccion
RRHH

Tipos de entrevistas de selección

Hoy nos vamos a centrar en los tipos de entrevistas de trabajo que se pueden realizar optamos por una oferta de trabajo para buscar talento y personal.

– Entrevista directa o dirigida

Esta entrevista es la más normal que nos encontramos donde el entrevistador, que puede ser el director de RRHH u otra persona pregunta o utiliza un formulario y el candidato responde esas preguntas.

A menudo podríamos decir que esas preguntas son más bien como un examen oral donde nos preguntarán cosas que ya pueden estar en el currículo pero que quieren saberlas de tu boca.

En este caso nos encontramos ante un guión de preguntas fijadas por el director de recuersos humanos y puede contemplar preguntas personales, profesionales o alguna que otra “trampa”

– Abierta o no dirigida

Este tipo de entrevista no está estructura y se caracteriza porque el entrevistador hace pocas preguntas pero muy generales (del tipo “Hábleme de usted”) de manera que es el entrevistado el que ha de hablar en todo momento.

Estas entrevistas tienen un objetivo claro: evaluar cómo se desenvuelve el candidato en un lugar desconocido y hablando con una persona que no conoce. En este caso la argumentación, estructura, resumen, forma de hablar, etc. juega un papel muy importante en la misma.

Para profundizar en algunos temas el entrevistador puede utilizar técnicas que se usan en este tipo de entrevistas como son:

El eco: Repetir las últimas palabras que hemos dicho para ampliar información sobre ese aspecto.

El resumen: Lo que hace es hacer un resumen en unas frases cortas de manera que lo único que tenemos que hacer es corroborar o desmentir lo dicho.

El silencio: Esta es la situación más incómoda porque el entrevistador se queda en silencio y obliga al entrevistado a seguir hablando sobre lo que le ha preguntado.

En estas entrevistas, que pueden llegar a ser las más difíciles, existen algunas preguntas conocidas que pueden intimidar nada más oírlas porque suelen ser tan abiertas que no sabes cómo responder.

Algunas de esas preguntas son:

  • ¿Cómo se describiría a sí mismo?
  • Dígame dos logros (o cosas) que le hayan dado mayores satisfacciones y el por qué.
  • ¿Cuáles son las circunstancias que más le alteran? ¿Cómo reacciona ante ellas?
  • ¿Cómo intenta conseguir los objetivos profesionales y personales que se marca?

En este tipo de entrevistas debes:

Evitar bloquearte. Tienes que controlarte y saber responder coherentemente.

Argumenta las respuestas de un modo lógico y estructurado.

Esquiva cuestiones que no se deseen reflejar. Es decir, si hay algo que no quieres responder intenta evitarlas de la mejor forma pero sin que de la sensación de que intentas ocultar algo.

– Entrevista de tensión

El objetivo de esta entrevista es evaluar si el candidato es capaz de reaccionar ante una situación de presión, estrés, tensión.

Se utilizan estas entrevistas cuando el puesto de trabajo ofertado requiere de una gran resistencia (en cuanto a la presión, estrés, tensión, etc.).

Lo que suele ocurrir en estas entrevistas es que el entrevistador suele “atacar” con críticas, bien personales o profesionales, para así crear una situación violenta. ¿Qué hacemos? Intentar mantener la calma y responder esas críticas lo mejor que sepamos. Hay que tener en cuenta que el entrevistador no es así normalmente sino que lo está haciendo para ver cómo te comportas (aunque en la mayoría de los casos no nos daremos cuenta y responderemos a las críticas negativas).

– Entrevista Mixta o Semidirigida

Esta entrevista es una mezcla entre la entrevista dirigida y la abierta. El entrevistador puede empezar siguiendo un guión o una lista de los puntos que quiere tratar y de los cuales debe responder el candidato y, después, puede formular preguntas abiertas para que éste se explaye (y así averiguaremos el carácter y personalidad de esa persona).

Una de las preguntas que siempre, o casi siempre, suele hacerse, es la de “Hábleme de usted”, una pregunta que requiere preparación, serenidad y orden en la argumentación (nunca está de más preparársela en casa antes de acudir a una entrevista).

Soy Licenciada en Ciencias del Trabajo y Diplomada en Relaciones Laborales. Durante mi formación me especialicé en Recursos Humanos (RRHH)

2 Comments

  • Uno

    Me parece absurdo y una pérdida de tiempo. Si ya está en el curriculum, no es necesario y sí averginzante hacer pasar al candidato por ello una y otra vez. Recordemos que probablemente haga muchas entrevistas, no sólo esta. El tiempo escasea como para dedicarse a repetir requisiciones que deberían haberse comprobado por adelantado. Sobre lo de poner trampas ni siquiera haré comentarios. Haz a los demás lo que quieras que te hagan a tí misma.

  • Encarni

    Estimado Uno: A un director de RRHH no le importa que hayan hecho una, dos, o mil entrevistas, le importa la suya y preguntar por los datos que hay en el currículo es una forma de romper el hielo, de que esté más tranquilo o de corroborar si los datos son ciertos.
    Yo no pienso que sea avergonzante ni mucho menos que sea una pérdida de tiempo. Las trampas créeme que las ponen, una manera de quitarse candidatos que no les valen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *