Rendimiento

Una cuenta pendiente

Conciliar y equilibrar trabajo y vida personal mejora el desempeño laboral. Sin embargo, la mayoría de las empresas no toma en cuenta este factor.

fotonayarit

Un estudio europeo realizado recientemente entre ejecutivos de todas las áreas por Monster.es descubrió que el 90 por ciento de los directivos creen que un buen equilibrio entre la vida personal y la profesional mejora el rendimiento en el trabajo, aunque este balance no siempre se alcanza. Los directivos de RR.HH. están aún más convencidos de ello; hasta un 95 por ciento está de acuerdo con esta afirmación y considera que ayudar a los empleados a conseguir este equilibrio beneficia tanto a la empresa como al empleado. Pero más del 90 por ciento de los directivos manifiestan tener dificultades para compaginar su vida profesional y familiar.

Uno de cada dos directivos considera que el nivel de estrés en su trabajo crece de año en año y que no es debido a circunstancias excepcionales sino que responde a la situación habitual en el trabajo. El 45 por ciento de los directivos considera que el nivel de estrés en su trabajo perjudica su salud. Este porcentaje, entre las mujeres, se eleva al 54 por ciento. Dos de cada tres directivos estarían dispuestos a renunciar a salario por disponer de más tiempo libre. Este porcentaje se eleva hasta un 70 por ciento entre las mujeres y entre los mayores de 45 años.

A la pregunta de qué áreas de su vida consideran perjudicadas por el estrés en el trabajo, el 60 por ciento de cree que afecta sobre todo sus posibilidades de ocio. En segundo lugar, su salud (43%) y su relación con la familia (41%), y, en último lugar, su desempeño en el trabajo (31%).

Según la mayoría de los directivos de RR.HH. consultados, los mejores empleados son aquellos capaces de mantener un buen equilibrio entre sus responsabilidades en el trabajo y en su vida personal. Asimismo, creen que es posible ofrecer flexibilidad en el trabajo sin perder eficiencia; que el fenómeno de la adicción al trabajo es cada vez más frecuente entre los altos cargos, y que las empresas deberían ayudar a los empleados a conseguir un adecuado equilibrio entre trabajo y vida personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *